Más calcio menos dentista

Viernes, 16 Mayo   

Un buen aporte de calcio mantiene la salud de los dientes y fortalece la mandíbula, contribuyendo a evitar la gingivitis ó inflamación y sangrado de las encías, que conduce al aflojamiento y caída de piezas dentales.

El mineral blanco también contribuye a la estabilidad del colágeno, una sustancia que es fundamental para una piel suave y de aspecto más joven.

El calcio se obtiene consumiendo leches y derivados lácteos, cítricos, higos, piña, uvas y frutas del bosque, coles, algas, espinacas, apio, puerros, leche y requesón de soja, sardinas, boquerones y salmón en conserva, cuyo mineral se concentra en la raspa y las espinas.