La Tortilla Más Digestible

Martes, 16 Septiembre   

Hasta hace relativamente poco, se pensaba que los huevos crudos alimentan más que los cocinados. La realidad es que los huevos crudos tienen más inconvenientes que ventajas. El calor hace que coagulen las proteínas del huevo, resultando más fáciles de digerir (92% de digestibilidad, frente al 50% del huevo crudo) y asegura la destrucción de los gérmenes que pudiera contener este alimentos, como las salmonellas. Además, el huevo crudo contiene una sustancia (avidina) que impide la absorción de la vitamina que se encuentra en la yema.

Por otra parte, los huevos más digestibles son los que se elaboran como tortilla o en revueltos con poca grasa, además de los pasados por agua y los escalfados. Los de más trabajosa digestión son los huevos duros (los glóbulos de grasa de la yema se agregan dificultando la acción posterior de sales biliares y enzimas pancreáticas necesarias para la digestión de las grasas) y los fritos (si no se escurren bien, quedan excesivamente grasos), aunque es cierto que a muchas personas- afortunadas ellas- los huevos les sientan bien de cualquier manera..