Guisantes

Martes, 16 Septiembre   

Los guisantes secos ya formaban parte de la cocina medieval, especialmente formando parte de sopas y purés. En la actualidad podemos consumirlos todo el año, ya sea congelados, enlatados o frescos (en verano). Mucha gente prefiere los primeros porque resultan más tiernos y contienen menos cantidad de almidón.

Los guisantes, también conocidos como arvejas o chicharros, son una buena fuente de fibra, proteínas, folatos, fósforo, hierro, magnesio y vitaminas H, C y B1. Precisamente como consecuencia de su importante aporte de vitaminas, el consumo regular de guisantes es de vital importancia durante la vejez.

La vaina de los guisantes es algo basta al paladar por eso se consumen desgranados, aunque existe una variedad de vaina china, también denominados bisaltos que pueden consumirse con vaina incluida, ya sea hervidos, salteados o en tortilla.