Enfermedades crónicas actividad física y dieta

Viernes, 16 Mayo   

Además de combatir la obesidad, un creciente cuerpo de información, sugiere que la práctica regular de actividad física puede reducir los riesgos de padecer enfermedades cardíacas, cáncer, alta presión arterial, y diabetes mellitus (no insulino dependiente), osteoporosis y muchos otros trastornos de la salud que, por lo general, se relacionan con una dieta pobre.

El Colegio de Medicina del Deporte de los Estados Unidos, los Centros para el Control de las Enfermedades y la Oficina del Cirujano General de los Estados Unidos, recomiendan realizar un mínimo de 30 minutos, o más, de actividad física de intensidad moderada casi todos los días de la semana, para así beneficiar la salud.

Se pueden obtener beneficios adicionales que mejoran nuestro estado si logramos practicar un mínimo de 30 minutos de actividad moderada y de actividad vigorosa (más de 20 minutos). En 2002, un panel de expertos en las Referencias de Ingestas Dietéticas recomendó realizar por lo menos una hora de actividad física de moderada intensidad al día para mantener un nivel máximo de salud cardiovascular. Antes de comenzar cualquier programa de actividad física, se recomienda consultar a un médico .

A medida que una proporción de la población de los Estados Unidos envejezca, la actividad física será cada vez más importante para mantener el funcionamiento y la independencia de los más ancianos y mejorar su calidad de vida.