Comemos Basura

Martes, 16 Septiembre   

Que comer es un placer es algo indiscutible pero, además, saciar el apetito de un modo equilibrado contribuye, sin duda, a mejorar nuestra salud y bienestar. Hoy en día alcanzar una nutrición adecuada representa una misión difícil de conseguir.

El estrés, la velocidad, la frenética actividad cotidiana nos impide cuidar detenidamente nuestra alimentación. Si añadimos a esto la influencia anglosajona en nuestra cultura o los recientes escándalos sobre alimentos transgénicos, vacas locas o pollos belgas, nos damos cuenta de que afrontar la aventura de alimentarnos a diario puede suponer un auténtico riesgo para nuestra salud. Son razones para pensar que no sabemos a ciencia cierta qué es lo que comemos. Pero, ¿realmente comemos basura?